Posteado por: rbtwin | 14 marzo, 2013

Orígenes y evolución de los Comités Éticos para la experimentación animal

En Europa se vivió durante la 2ª Guerra Mundial una experiencia devastadora. La política de  los contendientes de esta guerra originó la constatación de que la tecnología y la ciencia podían ser utilizadas para hacer mucho daño. Los ejemplos los hemos visto con la experimentación de los científicos de la Alemania Nazi con personas y animales, o la bomba atómica y sus resultados sobre Japón. Fue el primer revés para la esperanza puesta en que la ciencia traería la superación de todos los males de la humanidad por parte del hombre.

Después de ver las consecuencias de lo ocurrido quedaba claro que la experimentación sobre los seres humanos y los animales no podía ser de cualquier manera y con cualquier método por muy importante que fuese el avance en cualquiera de los campos de la medicina, psicología, farmacia o cualquiera otra disciplina. A partir de estos momentos es cuando comenzó a gestarse la idea de los primeros Comités Éticos en la Investigación, con el fin de poder controlar las técnicas, minimizar los daños y riesgos, y en el caso de los humanos pedir autorización, y en el caso de humanos y animales tener protección. Pensando también en la vulnerabilidad de ciertas personas como discapacitados, ancianos o niños, y de todos los animales. Comenzó a ser normativamente legislado, pero además necesitaba de un instrumento para la supervisión, y de ahí, la creación de los primeros Comités, analizando métodos y procedimientos, su eticidad, además de la legalidad en los proyectos de investigación antes de que comiencen.

Por un lado surgen Comités específicos para cada uno de los campos humano, animal o de organismos genéticamente modificados, o simplemente un mismo Comité Ético de la Investigación que subdivide según con qué o quienes se realice la investigación. Surgen entonces también los Comités Éticos de Bienestar Animal u organismo con otras denominaciones muy similares, que promueven el uso de criterios éticos de los métodos de trabajo con los animales, evaluando los aspectos metodológicos exigibles.

Aparece el principio de las 3R’s de Russell y Burch

en el año 1.959 (reducción de número, refinamiento de los métodos y reemplazo) que más adelante analizaremos en este trabajo y que responde a criterios éticos, donde se analiza la analgesia, anestesia y el sacrificio indoloro de los animales, así como la posibilidad de utilizar otros sistemas de investigación. Además este principio  se aplica con una función legal, ya que sus preceptos aparecen en los textos legislativos y son los Comités los que evalúan su cumplimiento antes de iniciar un proyecto de investigación.

Los primeros Comités Éticos para la Experimentación Animal (Comités en adelante) aparecen en Suecia en 1.979 y en Estados Unidos en 1.984

En España, el primer precedente legislativo de la Protección Animal en la experimentación data del año 1.929 con la Real Orden Circular de 31 de julio de 1929

por la que se establecerían las sanciones por malos tratos a animales o daños a las plantas en su artículo 2. Este sancionaba con una multa que oscilaba entre cinco y cincuenta pesetas la primera vez y de cincuenta a cien en caso de reincidencia a las personas que suministrasen, sin causa justificada, droga o sustancia nociva a un animal no dañino, o lo sometan a cualquier intervención quirúrgica hecha sin el cuidado o la humanidad debidos, o consientan la administración de aquélla o la ejecución de ésta.

Cataluña es la Comunidad Autónoma más temprana en la creación de Comités. La propia legislación Catalana mediante la ley 5/1995

sobre protección de los animales utilizados para experimentación, establece la creación de un Comité en cada Centro de Investigación que experimente con animales, además la legislación Catalana prevé la creación de un Comité de Experimentación Animal de ámbito autonómico. Pero incluso ya antes de la entrada en vigor de esta Ley en el territorio Catalán se crea el primer Comité Ético para la Experimentación Animal en el año 1.994 en Cataluña y el primero de toda España, y esta fue la Comisión de Ética en la Experimentación Animal y Humana de la Universidad Autónoma de Barcelona.

La primera legislación española en la época democrática tras la entrada en vigor de la Constitución de 1.978, fue el Real Decreto 223/1988

sobre protección de los animales utilizados para experimentación, pero este no prevé nada acerca de los Comités Éticos para la Experimentación Animal y por tanto el primer referente legislativo al respecto es el de la Ley Catalana anteriormente citado. Tras Cataluña, es Aragón la que publica una norma, la Ley 11/2003

de protección animal, en la que se prevé la creación de Comités Éticos para la Experimentación Animal en el territorio Aragonés. Y no es hasta el año 2005 cuando aparece la primera norma de ámbito Estatal que regula y prevé la creación de éstos Comités, se trata del Real Decreto 1201/2005

sobre protección de los animales utilizados para la experimentación y otros fines científicos.

En España las competencias al respecto de la Investigación con Animales no son competencia exclusiva del Estado, ya que éstas fueron cedidas a las Comunidades Autónomas, por este motivo las autonomías que así lo han decidido han regulado normativamente este tema a partir de la creación de sus propios Estatutos de Autonomía, tras la entrada en vigor de la Constitución Española de 1978. Como vemos, aunque la primera legislación es de ámbito estatal, las posteriores autonómicas han ido desarrollando más profundamente el tema de protección en la experimentación animal con la creación de los Comités Éticos y no es hasta el año 2005 cuando aparece este concepto en la legislación estatal, cuando ya había aparecido en dos normativas de ámbito autonómico como fueron Cataluña y Aragón.

Toda esta normativa, desde el inicio en 1.988 de la primera norma de carácter estatal hasta la actualidad, han tenido como precedente y referente la legislación de Unión Europea con la Directiva 86/609/CEE

de 1986, creada para igualar las normativas nacionales de los Estados Miembros y establecer unos mínimos de cumplimiento en éstas, respecto a la protección de animales utilizados en experimentación y de obligado cumplimiento para todos los Estados Miembros de la Unión Europea.

Mientras tanto y tras el precedente del primer Comité creado en la Universidad Autónoma de Barcelona en 1994, aparecen otros dos en 1998, el Comité Ético de Experimentación Animal de la Universidad de Barcelona

y el Comité de Ética para la Experimentación Animal de la Universidad de Navarra

y así han ido surgiendo por toda la geografía nacional hasta llegar a 58 en el año 2010 con la creación del Comité Coordinador de Ética de la Investigación Biomédica de Andalucía

que ha sido el de más reciente creación, nacido a instancia de la legislación andaluza en la materia con el Decreto 439/2010 por el que se regulan los órganos de ética asistencial y de la investigación Biomédica de la Junta de Andalucía

que ha sido, también, la legislación de ámbito autonómico de más reciente aparición y que contempla la creación de Comités de Ética para la Experimentación Animal al menos de carácter provincial y el Comité Coordinador ya mencionado.

Ciertamente fueron apareciendo Comités anticipándose a la obligatoriedad de la norma en muchos casos, ya que se disponen de datos de al menos 14 Comités creados en España anteriores al año 2005, que es cuando la ley estatal obliga a ello en los Centros que trabajen en Experimentación con Animales. Algunos de estos Comités vienen dados por la legislación autonómica anterior a la estatal, que ya obliga a algunas comunidades autónomas a formar en los Centros de Investigación de su territorio, la creación de un Comité en cada uno de ellos, pero no todos los Comités creados pertenecen a las Comunidades Autónomas con legislación vigente en ese momento. Veamos.

Como hemos dicho en Cataluña y Aragón surgen las iniciativas legislativas de creación de Comités antes que en la legislación del Estado Español, en estas dos Comunidades Autónomas surgen al menos tres Comités anteriores al año 2005 según los datos que facilitan y como consecuencia de su propia legislación autonómica, por lo que podemos suponer que el resto hasta los 14 Comités nombrados anteriormente, es decir 11, son de otras Comunidades Autónomas donde todavía la normativa no obligaba a su creación. Por lo tanto estos 11 Comités nacidos antes del 2005 son la influencia de las Declaraciones Internacionales y la Ética en la Investigación, junto con la legislación ya existente que aunque todavía no obligaba, excepto en Cataluña y Aragon como hemos visto, hicieron que instituciones como las Universidades crearan sus propios Comités antes que les obligase la propia norma legislativa.

Así pues tenemos un surgimiento intenso en los últimos 15 años de Comités en toda España que vienen precedidos de la aparición en Europa y Norteamerica.

Tras la adopción de una democracia moderna y la entrada como miembro de la Unión Europea de España, y como influencia de los documentos y tratados internacionales referentes a la protección animal y a la ética en la investigación, surgen nuestros precedentes legislativos, con la aparición de las primeras normas estatales, obligadas por la normativa de la Unión Europea y teniendo como abanderado precoz en el ámbito autonómico a Cataluña, que sigue siendo en la actualidad referente nacional en cuanto a la protección de los animales utilizados para experimentación.

Rafa Boix, diciembre 2012

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: