Posteado por: rbtwin | 18 marzo, 2013

Las tres R’s en la investigación con animales (I)

El hombre necesita de los animales para seguir evolucionando como un ser auxiliar que le es necesario para trabajar, alimentarse, investigar en la búsqueda del conocimiento, etc. Pero al mismo tiempo es un ser viviente que es común al hombre. Estos ya son unos motivos más que suficientes para cuidarlo mediante el respeto. Por ello debe existir una probabilidad razonable de que la utilización de los animales va a contribuir al avance del conocimiento que redundará en la mejora de la salud del hombre.

Una vez se encuentre debidamente justificada y evaluada la eticidad del proyecto de investigación, el siguiente fin es, realizarlo aplicando de una manera escrupulosa los principios establecidos de las tres R’s que a continuación vamos a desarrollar.

La primera condición del investigador que trabaja con animales de laboratorio es el respeto por la vida, por el dolor o el sufrimiento a que éstos pueden ser sometidos en los trabajos bajo su responsabilidad, dentro de la cual se incluye la búsqueda de alternativas al modelo experimental.

La tres R’s aparecieron con Russel y Burch a principios de los años cincuenta, dos científicos, el primero zoólogo y el segundo microbiólogo. Hicieron unos postulados cuya filosofía se basa en la aplicación de tres estrategias conocidas como las tres R’s de Rusell (Reemplazo, Reducción y Refinamiento)

Las tres R’s es un tema obligado en la ética de la experimentación animal, 

 ya que su pretensión es reducir esos daños colaterales que se producen a los animales.

Hablamos de reemplazar, reducir y refinar, términos traducidos del inglés. Dentro de la búsqueda de la dignidad humana a través del respecto que merecen los animales como parte de nuestra naturaleza, encontramos los principios de las tres R’s en un afán de la responsabilidad y el respeto a la dignidad humana del investigador y que propone maneras de infligir menos sufrimiento a los animales como finalidad. 

A nivel internacional existen diferentes instituciones que tienen como finalidad específica la promoción del desarrollo de alternativas válidas a la experimentación con animales.

La más activa de las estrategias de las tres R’s en los últimos tiempos es la del reemplazo, que como su nombre indica se trata buscar alternativas al uso de los animales para la experimentación.

Ya existen en la actualidad bases de datos donde buscar alternativas a los animales para diferentes tipos de experimentación que se quieran realizar. Además de la experimentación en sí misma con un carácter de investigación, también debemos tener en cuenta que con el aumento de las prácticas docentes por el incremento del número de alumnos en las universidades, la búsqueda de alternativas a la utilización de animales adquiere una gran importancia, desde modelos artificiales hasta programas informáticos por poner dos ejemplos. Russell y Burch distinguieron entre reemplazo relativo y reemplazo absoluto, el primero da el sacrificio humanitario de animales vertebrados para obtener células, tejidos u órganos para estudios in vitro y, el segundo los animales son reemplazados por cultivos de células humanas, de invertebrados y tejidos.

La R de reducir hace el planteamiento de limitar al mínimo número posible la cantidad de animales utilizados para la experimentación basándose en la optimización del procedimiento a través normalmente de métodos estadísticos y así ahorrar sufrimiento al mayor número de animales posible. Respecto de la reducción del número de animales utilizados en los procedimientos científicos, apunta al diseño experimental y al análisis estadístico apropiado y se basa en dos aspectos: 

A) Desde el punto de vista de las unidades experimentales, favoreciendo el acceso a colonias genéticamente homogéneas y criadas en un ambiente controlado, y 

B) Desde la perspectiva de los métodos de análisis, implementando una metodología bioestadística avanzada e impulsando la publicación de resultados (aun los negativos) para que no se repitan experimentos innecesarios. La disminución debe ser la necesaria para asegurar la validez científica, sin pérdida de precisión y nunca a expensas de mayor dolor y sufrimiento de los pocos animales que se utilicen.

Y por último con refinar se pretende reducir el sufrimiento animal, reduciendo la ansiedad producida con la búsqueda de animales que por su especie tengan una menor capacidad sensitiva ante el tipo de experimento a realizar según la escala filogenética, la cual debe apoyarse en sólidos criterios de fisiología, ya que aunque esté justificado el infligir un daño al animal, este debe estar minimizado todo lo posible que sea. Podemos decir que la tarea del refinamiento es minimizar la angustia del animal en la experimentación. Aquí se deben tener en cuenta muchos aspectos como pueden ser el empleo del equipamiento adecuado, la formación adecuada del personal de laboratorio, empleo de animales ya criados en cautividad que no sean conscientes de su perdida de libertad por haber conocido otro medio, procurar una eutanasia no dolorosa cuando la participación del animal en el experimento ya no fuera necesaria y este estuviese sufriendo, disminuir efectos secundarios mediante analgesia o anestesia si fuera posible y así hasta todos lo que sea posible por la naturaleza de la investigación con animales.

El Refinamiento involucra, fundamentalmente, la sujeción a normas y parámetros internacionales del manejo animal, la definición genética y del estado microbiológico de los animales utilizados (animales definidos) y la optimización del ambiente donde son criados y mantenidos durante la experimentación. Agrupa aquellos métodos que alivian o minimizan el dolor potencial y la angustia para mantener el bienestar del animal. El dolor resulta del daño real o potencial en los tejidos causado por actores como la agresión, la cirugía o la enfermedad. La mayor parte del dolor potencial y la angustia pueden ser evitados o aliviados mediante el uso correcto de anestésicos y analgésicos. Una importante contribución al refinamiento es el desarrollo de técnicas e instrumentación, que permiten procesar muestras cada vez más pequeñas y concomitantemente, reducir el daño del animal. Los progresos en el refinamiento de los experimentos llevarán, por sí solos, a la reducción en el número de animales utilizados.

Rafa Boix, mayo 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: